26.2.07

Qué están haciendo con las manifestaciones de la Madre de Dios

Hay dos fenómenos que se están produciendo hoy en relación con las apariciones marianas, de un lado, marginación oficial, con excepciones muy puntuales, so capa de prudencia, y de otro lado, formación de grupos sectarios que se "apoderan" de una aparición particular y crean su espacio exclusivo. Allí donde había una manifestación del todo abierta de la Madre celestial, colocan su cerco humano, con vigilantes muy activos, prestos a eliminar culquier manifestación que no provenga del/ de la vidente oficial ("oficial" en sentido humano).
Esta formación de grupos de cierre, si bien no aparta a la Virgen del todo, ya que Ella sabe de todos modos cómo "infiltrarse" para llegar a las almas, a pesar de sus guardianes indiscretos, digo, esta formación de grupos pretorianos, es el mejor argumento utilizado contra las apariciones, lo que sirve como mentís más eficaz de las mismas.
La Virgen es católica, es decir, es universal, ninguna de sus apariciones es para iniciar un movimiento exclusivista (yo soy de umbe, yo de garabandal, yo de medgujorge, yo de fátima, etc.), crear grupos por y sólo para unas apariciones determinadas es contradecir a la mismísima Madre de Dios, que no quier división entre sus hijos.
Y luego están los que se escudan en el cerrilismo de los seguidores de muchos lugares de apariciones, para atacarlas, como cosa humana. Eso es hacer trampa, es como decir que el evangelio no es verdad porque hay cristianos indignos de ese nombre.
Así que entre unos y otros se encargan de cerrar el acceso a María Santísima, taponando con condenas y exclusivismos las vías de luz que Ella abre hacia nosotros, en estos tiempos de invasión maligna iniligualada en la historia. Qué torpes somos.
Pues bien, el criterio debe ser éste: ningún movimiento tiene cédula de censura en ningún lugar de apariciones, ningún grupo se puede apropiar la acción de la Virgen por más que lo haga con intención de salvaguardar su "autenticidad". Y tampoco se debe usar el argumento de la cerrazón de grupos para condenar y menospreciar apariciones.
Un ejemplo es Garabandal, donde no se ha formado ningún grupo con poder exclusivista aglutinado en torno a videntes, ya que éstas, providencialmente se vieron dispersadas por el mundo. Si bien es cierto que hay un activo movimiento garabandalista y que existe la tentación de ir más allá de lo que la Virgen siempre ha querido en sencillez y apertura. Bien es verdad, que la persecución a Garabandal ha sido de dimensiones colosales en todos los órdenes (lo sigue siendo en gran parte, como no podía ser menos en una obra de la Virgen, con una marginación en España, país de origen, que sólo puede comprenderse acudiendo al Spain is different) y esto es lo que se puede aducir para explicar la formación de grupos con excesivo sentido autoprotector.
Las claves de la oposición en todo caso son muy simples, podria decirse que es principalmente una sola en relación con los profesionales de la fe, sacerdotes y religiosos, y es que no quieren creer que algo tan grande proveniente del Cielo no se manifieste por las "vías" adecuadas, es decir a través de ellos y lo haga a través de "impreparados", que no deberían ser "fuentes" a su juicio, sino sólo oyentes. Pero la Virgen y el Cielo pueden hacer lo que quieran y no se les puede marcar las vías de su manifestación, faltaría más.

No hay comentarios: