5.5.07

La asombrosa procesión de María des Vallées

No atendais las revelaciones, nos dicen, no atendais las verdaderas manifestaciones del Cielo, no sea que os llegue el consuelo de Dios. Sólo textos del evangelio, oscurecidos por interpretaciones materialistas.
Conforme a la oscuridad de los tiempos, las palabras que oímos no nos dejan ver la realidad verdadera. Pero en la comunicación del Cielo con los santos es donde podemos comprender esa realidad, que sintoniza perfectamente con el evangelio, y que nos desvela lo que la Escritura (no un libro, es decir, la palabra divina, Jesús) dice sobre nuestro tiempo, sin oscuridad, sin falsa pompa.
Jesucristo mandó hacer a María des Vallées, llamada la santa de Coutances, en Francia, alma hermanada con San Juan Eudes, una -humanamente- extraña procesión simbólica. Debía en primer lugar recitar las letanías del Padre en el bello entorno de la gran plaza de la población, después las letanías del Hijo en la cloaca más inmunda que pudiera encontrar, y el fin las letanías del espíritu Santo delante de un crucifijo en la iglesia. María quedó asombrada de este mandato, que se le confirmaba en su verdad al ver a la Virgen llorando. Al ver a María des vallées se excitaba la extrañeza de los viandantes y la burla de los niños que viéndola arrodillarse en una cloaca maloliente la cubrían de injurias y le lanzaban piedras. Los buenos burgueses en su mayor parte movían la cabeza y la despreciaban. Pero la Virgen a la que ella había visto antes llorar amargamente vino a consolarla diciéndole en un tono alegre: Regina caeli, laetare aleluya. Y nuestro Señor le dijo que el día de la conversión general las almas no pecarían más y que su amor divino haría de todas ellas una guirnalda para el crucifijo, la guirnalda coronaría no solamente la pasión de Jesucristo la que había sufrido su cuerpo sino también aquella que El había reproducido en la hermana María des Vallés.
Las primeras letanías en la plaza eran para llamar a los infieles. Las segundas en la cloaca eran para la conversión de los malos cristianos y especialmente de los malos sacerdotes, porque conforme le dijo Cristo: estoy en la iglesia como hombre en una infame cloaca, que se encuentra forzado a permanecer allí por ataduras que le agarrotan, porque Mi caridad divina me fuerza a estar allí.
Las terceras letanías en fin, delante del crucifijo eran para obtener el derramamiento y la efusión de gracias en tiempo de la gran conversión.
Dios permite los malos sacerdotes por razones que sólo él conoce y le dice la Virgen a la hermana María haciéndola decir algunas oraciones para abreviar el tiempo durante el cual "los malos pastores deben reinar en la iglesia" siempre según los fines de la Divina providencia.
Un día nuestro Señor le dijo: "mi esposa se ha vuelto leprosa, que vaya a lavarse siete veces al Jordán; toma esta camisa que mi Madre le da y llevásela". El explicó enseguida que su esposa la iglesia, cubierta de la lepra del pecado debe curar de los siete pecados capitales en el Jordán de la penitencia. La camisa es su humanidad de la cual los cristianos se deben revestir. La hermana María la lleva, porque ella dispone al mundo hacer penitencia y a hacer uso de esta gran tribulación de la cual se le ha hablado.
Un día, María vio al pecado bajo la figura de una serpiente cuyo cuerpo daba una triple vuelta (pecados de los sacerdotes, de los jefes de los Estados, del pueblo), y que se mordía asimismo la cola, es decir que está destinada a destruirse a misma y tener fin.
Decía san Juan Eudes, la sociedad es el más triste de los espectáculos, todas las clases de esta sociedad rivalizan en el mal y faltan a su misión.

El sol está eclipsado.
La Luna está cubierta de sangre.
Las estrellas no dan luz.

Le dijo Jesucristo: todos desde el primer extremo último están en un muy pobre estado y como el sol sin rayos. Y María le ve que visita tristemente la tierra. Pero la fe y la esperanza se ponen a cantar a los cuatro puntos cardinales: aleluya. Levantan los ojos hacia el cielo y repiten durante todo el día: la blanca Verdad germina de la tierra y la justicia del cielo expandirá su claridad.

1 comentario:

treinta dijo...

Felicitaciones al creador de este blog, contiene material verdaderamente interesante sigue asi, personas como usted es la que necesita internet.

OH MARIA SIN PECADO CONCEBIDA ROGAD POR NOSOTROS QUE RECURRIMOS A VOS.

Les invito a conocer mas acerca de la virgen de la medalla milagrosa en:

http://vmilagrosa.googlepages.com/1.htm

Soy jesus andarcia y les deseo paz y bien para todos.