20.6.07

Ciudad mística, obispos, y apariciones en Puerto Rico

Un nuevo caso de conflicto se ha desatado entre apariciones marianas y la jerarquía. Es el caso de las apariciones de Sabana Grande en Puerto Rico (Virgen del rosario del Pozo). La secuencia de hechos tiene similitudes con otros hechos históricos en este orden y sus pautas particulares.
Primero, aparición de la Virgen a unos niños en 1953, luego asunción de las apariciones por un movimiento, que normalmente suele ser de poca fuerza, o que se las sabe traer con la jerarquía, o bien, al revés, que la jerarquía se las sabe traer con ellos. En este caso, parece que ni lo uno ni lo otro. El movimiento se ha lanzado por la senda del disenso, los proyectos, como Ciudad mística, un gran edificio dentro de una colosal imagen de la Virgen, organizado al modo americano, pensando ya en su papel como destino devoto y turístico.
La jerarquía, primero contemporizó, dio estatutos legales, pero viendo la marcha independiente del movimiento ha dado marcha atrás, saliendo órdenes tajantes contra el movimiento y la manipulación de Santa María. Y no sin argumentos, ya que son muchos los que acusan al movimiento de secta destructiva, no gratuitamente, sino contando pelos y señales.
Una pena. Ya en los mensajes la Virgen insistía en que amaran a los pastores y sacerdotes; parecía una frase fácil o convencional, pero sin embargo, era una auténtica profecía de lo que había de venir.
El problema de los movimientos en entornos de apariciones, es que a partir de un punto parecen casi siempre emprender un repudio contra las jerarquías.
Pero las jerarquías, dentro de la verdad que a menudo dicen (realmente en este caso no se trata de una oposición gratuita como la que tuvo lugar contra otros lugares, como La Salette, Ezkioga o Garabandal), se enfrentan a una falta de credibilidad, precisamente por el grave historial acumulado en muchísimas apariciones, donde pesan evidencias de celotipia, de conspiración, de conchabamiento con el poder político, e incluso la inducción agresiva de éste, tipo fariseos-Pilatos.
Por eso las jerarquías, deben tener discernimiento de sus procedimientos, como muy bien ocurrió con Medgujorge. Y evitar en sus pronunciamientos ninguna sospecha de celotipia, evitando el soniquete de "no consta el origen sobrenatural", que de tan repetido parece una fórmula cliché. Más bien, parece que eso es un argumento a priori para quitar legitimidad a grupos aparecidos a posteriori, aprovechando la devoción aparicionista; el procedimiento puede tener su utilidad, pero quita credibilidad a largo plazo.
Mejor es discernir entre apariciones y movimientos a posteriori, que a menudo vienen con una prepotencia y una invasión que acaba cismática y sectariamente, como en el Palmar de Troya. Se puede muy bien aceptar unos mensajes y apariciones y condenar los movimientos a posteriori, como usurpadores.
A los movimientos habría que preguntarles, qué crédito tienen ustedes, se presentan como legitimados por la Virgen ya que abanderan un lugar de apariciones y sus mensajes, pero dónde está la garantía de que ustedes, en la nueva situación, representan sin más a la Virgen, o mucho mejor, son el resultado del querer del Cielo.
Desde luego, enseguida se ve si un movimiento representa una continuidad de una aparición inicial: no es del Cielo, es una parodia y una usurpación, cuando usa métodos de aprisionamiento moral. Es muy fácil discernir, la Madre se comporta como Madre celestial, desde luego, no se comporta de un modo inferior a los de una madre normal de la tierra; lo que una madre normal de la tierra no haría la Madre de Dios y nuestra no haría, ni muchísimo menos. Y a la soberbia responde con la cancelación de las gracias, aunque mantiene su proyecto salvador y maternal por otros derroteros.

4 comentarios:

Sergi dijo...

1. APARICIÓN Y FRUTOS. Mi opinión es que juzgar una aparición por sus frutos es prudente... si en algunos casos lo hacemos a largo plazo (hasta 30 o más años).

Recuerdo el caso de La Salette, caso paradigmático de separación entre aparición, mensajes y frutos (vida de los videntes).

No obstante, el tema de las apariciones es muy complejo, y sólo en el juicio final sabremos el plan de Dios sobre las apariciones aparentemente "fallidas".

2. CREDIBILIDAD DE LOS OBISPOS. Esta época nuestra es de una verdadera explosión de apariciones y mensajes con secretos incluidos, en consonancia con la gravedad de los tiempos.

Para los obispos recae una grave responsabilidad, porque ya tenemos un acerbo de ricas experiencias sobre las reacciones episcopales frente a un caso de apariciones y, más importante aún, la salvación de las almas de sus fieles: deben discernir y saber gobernar.

Estamos ante una nueva era, ya que se combinan la rapidez y gravedad de los cambios sociales, el auge de las de apariciones y la instantaneidad de las nuevas tecnologías que nos permiten conocer los hechos en el preciso instante en que acaecen.

Anónimo dijo...

No es extraño?

Criticar al Clero, a los movimientos eclesiales, etc...

Y quien critica las canciones que escuchan nuestros Jovenes (y adultos)

Y quién pone en tela de juicio los daños que las sociedades secretas está ocasionanso en los Seminarios, en el mundo en general con esa aparente paz que logran, o esos esfuerzos aparentes de desarme nuclear, utilizando instituciones internacionales, disfrazando Crímenes cambiandoles el nombre llamandolos ahora derechos?

Y ni así estaría de acuerdo, No , no estoy de acuerdo con la crítica, NO A LA CRITICA, Sí al ejemplo, sí al testimonio de vida.

No es un poco raro?

MEJORAM dijo...

La iglesia No aprueba las apariciones, hasta que dejan de suceder, es decir al cesar estas la iglesia hace estudios, investigaciones, etc... Es su derecho y su responsabilidad.

Esto tiene una razón:
¿Que pasaría si la iglesia aprobara una aparición, porque los mensajes no están en contra de la Fe de la Iglesia, por que hay conversiónes, etc... y luego de la aprovación la aparición entonces sí comenzara a dar mensajes confusos, ya ni siquiera francamente anti católicos, Confusos, que pasaría?
Se tendría que retractar y hacer el ridiculo, no?

eso deseamos para nuestra Querida Iglesia, el ridiculo?

no. Deseamos que sea ordenada, y de confianza, pues por ejemplo la Virgen de guadalupe tiene aprobación de la Iglesia, si tú sigues esta devoción puedes estar SEGURO(a) de su veracidad, de su autenticidad porque nuestra Querida Madre Iglesia es cautelosa o ha sido cautelosa al estudiarla, eso a mi me da mucha confianza.

A tí?

P.D. mis comentarios son para todo el que lea los artículos, no son en contra de nadie, ni en contra del que escribe, sino para todos....De hecho no son en contra, sino a Favor de la verdad.
Dios les bendiga

Anónimo dijo...

la Iglesia debe ser muy cautelosa con el tratamiento que le tiene que dar a las Apariciones Marianas, pues como dice MEJORAM en su comentario la Iglesia inicia las investigaciones sobre la veracidad de las "presuntas apariciones" (término técnico dado durante las investigaciones) después que éstas han concluído y el proceso es minucioso (se evalúan los mensajes, los videntes, testimonios de personas que han obtenido alguna gracia de la Santísima Virgen, etc...) y es cuando da su veredicto de aprobación o desaprobación de las apariciones. El caso mencionado en el artículo, la Virgen del Pozo era desconocido en mi país hasta que unas personas se dedicaron a peregrinar la imagen sin permiso del Obispo y fue así que llegó a mi casa, pero sabiendo que no se puede dar credibilidad a una aparición hasta que la Iglesia da el veredicto decidí revisar el material impreso que acomnpañaba a la imagen y me llamó poderosamente la atención lo ambiguo de los mensajes que supuestamente dió la Santísima Virgen a los videntes, y visto esto decidí realizar una investigación más exhaustiva y encontré en varias páginas web testimonios espeluznantes de ex-miembros del movimiento que propaga la devoción a la Virgen del Pozo donde expresan abuso sexual, torturas entre otras cosas, en pocas palabras actividades de tipo sectaria dentro de ese movimiento. El movimiento está disfrazado de grupo mariano pero funciona como una secta, y es por esto que la Iglesia al concluir las investigaciones sobre el caso prohibió esta devoción y el movimiento que la propaga. Vista toda la documentación episcopal que encontré sobre el caso y los testimonios de ex-miembros reporté al párroco de mi comunidad lo encontrado y prohibió la peregrinación y devoción de la Virgen del Pozo, meses después en una parroquia vecina empezó a peregrinar dicha imagen y el párroco mostró una gran preocupación y al enterarse de la investigación que hice me pidió una copia delmaterial que recopilé y prohibió encarecidamente la pereggrinación y devoción a la Virgen del Pozo. Luego de hablar con el párroco de mi comunidad consigné una copia del material en el obispado para alertar al Obispo de la presencia de este grupo en la diócesis. La Iglesia no desaprueba apariciones marianas sin un basamento teológico, psicológico y mariológico; estas presuntas apariciones de la Virgen del Pozo fueron objeto de investigaciones por el obispado local y luego por El Vaticano y el veredicto fue unánime: desaprobada por carecer de veracidad, ambigüedad en los mensajes y la actitud de los videntes y la posterior actitud del grupo que propaga la devoción. Gracias a Dios gente valiente está desenmascarando esta secta que usa a la Santísima Virgen como camuflaje de sus actividades sectarias.