8.9.07

Ya subas, ya bajes, siempre en mi Corazón estás

Josefa Menendez (1890-1923), siendo novicia de las coadjutoras del Corazón de Jesús, en Poitiers, tenía a su cargo los cuidados domésticos del convento. Se le presenta Jesús cuando el trabajo más la apremiaba en el ropero, y ella lo recibe entre bien y mal. Jesús desaparece y ella queda con sentimiento de culpabilidad.
Por la noche mientras cierra las ventanas va musitando protestas de amor a Jesús, dentro de su temor a haberle disgustado. Al llegar al pasillo le ve venir a su encuentro, y El le pregunta:
- ¿De dónde vienes?
- De cerrar las ventanas, Señor.
-¿ A dónde vas?
- A terminar de cerrarlas, Jesús mío.
-No sabes contestar, Josefa -le dice el Señor.
Quedó confusa y Jesús se lo aclaró:
- Vengo del Amor... Voy al Amor... Pues ya subes o bajes, estás siempre en mi Corazón, que es un abismo de amor y Yo estoy contigo.
Esta deliciosa historia ha consagrado el lugar de aquel divino encuentro en el convento con el nombre de Tránsito del Amor.

No hay comentarios: