21.1.09

De nuevo cielo limpio sobre medjugorje

Se habían alzado importantes amenazas de condenación eclesiástica sobre Medjugorge, de las que dejamos constancia en un anterior artículo de este blog. Pero de nuevo Roma ha vuelto a asumir directamente su autoridad de juicio y ha suspendido las operaciones en marcha contra Medjugorge.

El artículo que reproducimos es traducción que traemos desde http://www.fcpeace.com

El portavoz del Cardenal de Sarajevo confirma que Medjugorje ha sido retirado de la Comisión disciplinar para quedar directamente en manos del Vaticano

. Es casi como si la mano de Juan Pablo II estuviera detrás de ello.

¿O será simplemente que Benedicto XVI es un poco más místico de lo que muchos perciben?

Es cierto, nos dicen ahora con autoridad.

Las apariciones no quedarán al arbitrio de la Iglesia local o regional, hasta tanto no sean instruidos por Roma, según informan funcionarios en uno de los giros que ha tomado este caso tan largamente estudiado desde el principio de las apariciones.

“Puedo confirmarlo”, afirma Monseñor Mato Zovkic, Vicario General de la Archidiócesis de Sarajevo.

Monseñor Zovic, quien previamente había manifestado opiniones negativas sobre este lugar, dice ahora a la web Spirit Daily que “la situación es que la gente continúa viniendo a Medjugorje, perciben algo hermoso, y se reconcilian sacramentalmente. El Vaticano parece estar muy interesado y esto debe respetarse.”

Encabezada por el Cardenal Vinko Puljic, la comisión nacional con sede en Sarajevo se había formado después de que el Vaticano retirnó la autoridad de dictaminar el asunto al obispo local, quien generalmente manda en este tipo de situaciones. Ahora la comisión nacional también ha tenido que sujetarse a autoridades eclesiásticas de mayor rango.

El vicario subrayó que la comisión nacional ya no tiene planes de tomar acciones hasta que no reciba instrucciones directas del Vaticano. “Este es nuestro punto de vista”, dijo Zovkic, quien también es profesor en el Seminario de Sarajevo.

Éste es un cambio de 180 grados en su postura previa, la cual era que la comisión tomaría una determinación una vez que concluyeran las apariciones. “Tal como están las cosas actualmente, sí,” la comisión esperará [las instrucciones] del Vaticano”, repitió él.

No se trata de una afirmación menor.

Durante años, muchos interpretaron erróneamente que los sucesos de Medjugorje estaban bajo la autoridad del Obispo de Mostar, cuya diócesis incluye Medjugorje y quien ha sido un fuerte oponente [a las apariciones], e incluso pretendió condenarlas.

El asunto, sin embargo, fue retirado de sus manos hace ya bastante tiempo, y quedó delegado en una comisión nacional encabezada por el Cardenal Puljic.

Ahora llegará todavía más arriba — lo cual pudiera indicar que Roma cree que Medjugorje excede no sólo el discernimiento local sino también regional.

La decisión original de revocar la autoridad de Mostar fue igualmente tomada bajo la batuta del Papa Benedicto cuando era todavía Cardenal Joseph Ratzinger.

En cambio, todo el asunto parece abierto a una nueva evaluación.

Siendo un estudioso de la Biblia, Monseñor Zovkic afirmó que tiene planeado mantener diversos encuentros en Medjugorje el 7 de Mayo, junto con un teólogo moral y un abogado canónico. El propósito, dijo él, es revisar cómo deben conducirse los sacerdotes al impartir los sacramentos, especialmente la Confesión, la cual es inusualmente intensa en el sitio de apariciones, con confesionarios dispuestos para atender en más de una docena de idiomas a largas filas de peregrinos que buscan la reconciliación.

Así, las autoridades eclesiásticas locales han pasado del discernimiento de las apariciones a la administración sacramental y litúrgica.

Monseñor Zovkic –quien previamente había expresado sus dudas sobre el lugar– dijo: “Estoy ansioso de ver Medjugorje.” Él aludió a afirmaciones recientes del Cardenal Tarcisio Bertone –actual Secretario de Estado del Vaticano y como tal, segundo del Papa– en cuanto a que el asunto requiere ser examinado nuevamente.

Las nuevas afirmaciones borran de un plumazo las objeciones de aquellos que afirmaron durante largo tiempo que Medjugorje había sido rechazado o condenado porque los obispos locales en Mostar eran desfavorables [a las apariciones]. Argumentos complicados e incluso tormentosos de que el sitio había sido desaprobado pueden desecharse inmediatamente, puesto que aun está pendiente la decisión de Roma.

Considerado desde hace mucho tiempo como un intelectual rígido –y visto con recelo por aquellos que temían que fuera a reprimir las revelaciones privadas– hasta ahora, el Papa Benedicto XVI no ha tomado acciones en ese sentido y por el contrario, ha hecho alusión a la profunda influencia mística de su predecesor.

Al recordar a Juan Pablo II en una Misa en su memoria la semana pasada, de hecho, él mencionó la naturaleza “sobrenatural” de dicho pontífice (“Entre muchas cualidades humanas y sobrenaturales, él poseía una excepcional sensibilidad espiritual y mística”, señaló el Papa), tal como lo mencionó el antiguo asistente de Juan Pablo, el Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo de Cracovia, quien citó numerosas curaciones milagrosas atribuidas al Papa y dijo “Yo lo acompañé durante casi cuarenta años, ahora él me acompaña a mí—y siempre que tengo un problema, me vuelvo a él.”

“El espíritu de Juan Pablo se siente en el Vaticano, dice su ex asistente,” fue uno de los titulares de la prensa de la semana pasada (3/4/08).

La pregunta era si ese mismo espíritu también estaba influyendo en la postura oficial sobre Medjugorje —que era muy cercano al corazón de Juan Pablo II (y corría el peligro de ser condenado).

En Vecernji List, al ser cuestionado si la Conferencia Episcopal de Bosnia-Hercegovina examinaría nuevamente Medjugorje—a la luz de las afirmaciones del Cardenal Bertone, de que eso estaba en orden, el Cardenal Puljic, Arzobispo de Sarajevo, presuntamente habría afirmado: “Nuestra conferencia no ha discutido el asunto, porque el fenómeno de Medjugorje está fuera de nuestra competencia. En el momento en el que la Santa Sede tome la decisión y dé las indicaciones pertinentes, pensaremos lo que debemos hacer. Por eso, no es necesario especular, hasta en tanto no lleguen instrucciones concretas. Después de la labor de la comisión, [la conferencia] decidió acompañar el fenómeno pastoralmente. Esto no es algo nuevo, se trata simplemente de la implementación de la primera decisión de la conferencia sobre el fenómeno de Medjugorje.”

Esto resulta tan notable como sorprendente y es que el cardenal que tuvo a su cargo el discernimiento ahora afirmaba que ya no está bajo su competencia y tampoco de la conferencia episcopal nacional—a menos que el Vaticano lo pidiera.

Es un cambio radical a los señalamientos emitidos por la cancillería del Cardenal hace varios años, cuando su Vicario General dijo a Spirit Daily que el asunto estaba en manos de la comisión nacional – encabezada por el Cardenal Puljic– y que no habría una decisión hasta en tanto no concluyeran las apariciones.

En ese tiempo, el Padre Zovkic afirmó en corto que el cardenal era contrario a las apariciones y que ésa era la misma postura del Obispo de Mostar, Ratko Peric (y su predecesor, Pavao Zanic), cuya autoridad sobre el lugar fue relevada en 1986 por el entonces Cardenal Ratzinger.

Mucho tiempo se pensó que esto sucedió por instrucciones de Juan Pablo II.
La correspondencia privada entre el Papa Juan Pablo II y un matrimonio en Cracovia, Polonia, confirma con todas sus letras que el fallecido pontífice tenía una postura favorable hacia Medjugorje e incluso una devoción diaria ligada al sitio de las apariciones en Bosnia-Herzegovina. Él se reunió con al menos dos de los videntes, incluyendo a Mirjana Soldo.

Las cartas, fechadas el 30 de Marzo de 1991, el 28 de Mayo de 1992, el 8 de Diciembre de 1992 y el 25 de Febrero de 1994 y dirigidas a Zofia y Marek Skwarniccy (“Z.M.”), hacen referencia en diversas ocasiones a Medjugorje (“Medziugorje” en polaco).

“Y que todo vaya bien en el viaje a Medjugorje-Roma”, escribió Juan Pablo II. “Le agradezco a Zofia todo lo que se refiere a Medjugorje”, señaló presuntamente el Papa. “También yo voy allá diariamente en oración: me uno a todos los que oran allá o que siguen el llamado a la oración desde allá. Hoy entendemos mejor este llamado.”

Señalamientos similares han emitido obispos que dijeron que el Papa manifestaba una postura muy favorable en conversaciones privadas—pero no quería ofender a la cancillería de Mostar. Muchos han comparado a Medjugorje con lugares históricos de apariciones como Fátima y Lourdes. Medjugorje ha atraído a millones de peregrinos, a decenas de miles de sacerdotes y a cientos de obispos y cardenales del mundo entero. [El lugar] es regularmente monitoreado de manera discreta por autoridades del Vaticano.

Pero nadie sabía lo que el Cardenal Ratzinger –ahora Papa Benedicto– pensaba al respecto debido a señales contradictorias. Por un lado, fue él quien rechazó el documento de Mostar que hubiera condenado Medjugorje y también fue el Papa actual, en un libro titulado El Reporte Ratzinger, quien al ser cuestionado sobre Medjugorje, eludió una respuesta directa al decir que en general, la multiplicacion de presuntas apariciones parecía un “signo de los tiempos”. Por otro lado, hubo reportes de que también él tenía sus dudas respecto a la conducta de ciertas partes en Medjugorje.

Con todo, parece que una vez más el Papa Benedicto ha actuado para evitar una decisión desfavorable. Tres de los cuatro miembros de la comisión nacional –que incluye al Obispo de Mostar– aparentemente se inclinaban por emitir un dictamen negativo llegado el momento.

¿Esto ha cambiado definitivamente o sólo por el momento? ¿El Vaticano ha decidido que Medjugorje es demasiado grande y global para el discernimiento de tan pocos—en una región donde existe un enorme antagonismo étnico y religioso (incluso entre los franciscanos y el clero secular)?

Una acción así –como la remoción de la autoridad de Mostar en 1986– sería algo sin precedentes. Sin embargo, tal es el alcance de Medugorje, el cual continúa rompiendo récords mientras los peregrinos llenan a reventar la iglesia franciscana. Hace varios años un reporte afirmaba que el Obispo Peric que se había quejado públicamente en el Sínodo de Obispos que Medjugorje había creado división entre el clero secular y los franciscanos (debido a una controversia que data de 1980 con dos franciscanos) y se refirió a “pseudo carismas”.

Son sólo cuatro los miembros de la conferencia: el Cardenal Puljic; su obispo auxiliar; el Obispo de Banja-Luka; y el Obispo Ratko Peric de Mostar, quien supervisa la diócesis a la que Medjugorje pertenece actualmente y quien ha sido un fuerte opositor a Medjugorje.
Irónicamente, el reciente tema de discusión surgió justamente en el aniversario del fallecimiento de Juan Pablo II y en un momento en el que Dzivisz había añadido, de acuerdo con otro periódico, que Juan Pablo y Benedicto fueron “verdaderos amigos” y recordó algunas anécdotas de los años que pasó junto a Juan Pablo, describiendo, por ejemplo, cómo el pontífice solía bendecir la ciudad de Roma antes de acostarse a dormir.

Con el último reporte, parece que el fallecido pontífice también bendice a Medjugorje.

[Fuentes: Medjugorje y la Iglesia, Reina del Cosmos, Nuestra Señora habla en Medjugorje y Medjugorje–retiro y peregrinación con Michael Browni]

Queremos dejar en claro, que nos adherimos completamente a cualesquiera que sea la determinación final [de la Santa Sede] sobre las apariciones. (Tomado y traducido de la página web de SpiritDaily.com)




1 comentario:

Anónimo dijo...

creo que mejor si queda en manos del Papa el asunto. gracias.