29.8.11

En la muerte del padre José Alesón

Agustino recoleto, el padre Jose Aleson ha fallecido hace unos días. Ha sido uno de los dos sacerdotes, junto con el padre Bueno, fallecido el año pasado, que han celebrado las misas mensuales en Garabandal todos estos años. Los dos supieron vencer las oposiciones a Garabandal y afrontar el estigma que su fidelidad había supuesto.
Un hombre de mucho carácter. Fue también director espiritual de uno de los grupos de oración que acuden al monte de las apariciones, con varios videntes, provenientes de Gijón. Era un sacerdote de los escasísimos que hay dedicados al apostolado de personas carismáticas, un apostolado sumamente difícil que hace temblar a cualquier sacerdote común.

Sólo hable con él una vez y por teléfono pocos meses antes de su muerte, le llamé a su convento de Marcilla, Navarra, su última residencia. No me conocía, a pesar de lo cual me habló sin desconfianza (todas estas personas han sido tan perseguidas que suelen mostrar sumo cuidado con todo aquél que se dirija a ellos). Le llamé precisamente para preguntarle por el padre Bueno recién fallecido, suponiendo yo cándidamente que serían íntimos (misma orden, mismo apostolado en Garabandal), pero no era así, ambos se evitaban, no sé las razones. Había una diferencia entre ellos, el padre Bueno sólo oficiaba la misa y confesaba y no tenía ningún papel con los videntes, mientras el padre Alesón estaba totalmente implicado.
Me habló de su apostolado por la imagen de Cristo tomada milagrosamente en tierra santa, que ponemos aquí.
Su archivo era ingente, con décadas de mensajes celestiales.
Por último mencionaré un hecho que le sucedió (no me dijo fecha) y fue el intento de comprarle que sufrió, en concreto el sacerdote oficial de la parroquia de Garabandal le propuso que hiciera la misa mensual en la parroquia y que podría quedarse con todas las aportaciones económicas. El padre Alesón rechazó naturalmente semejante trato y repuso que él no era alguien que pudiera ser comprado.

Adenda: Después de este post hemos sabido que la iglesia de Garabandal está cerrada por ruina en sus mismos cimientos, su reafianzamiento ha sido caro y difícil aunque parece que tras varios años de cierre será abierta de nuevo como debe ser.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Conocí a los dos Sacerdotes ,los dos magnificos,pero cada uno tenía su carisma,y para nada despreciaban el uno al otro.
Uno era un sacerdote normal,de ayuda normal a las almas y el otro ha sido al Director Espiritual de una vidente,que para mi ,es autentica de Dios. "por los frutos los conocereis ".

Les conocí.....y mucho mas....ellos me conocian y me apreciaban mucho y yo a ellos.
Queden con Dios.