30.8.11

"Sal y protege a los niños". Padre Jozo de Medjugorge

A la edad de 39 años, 13 como ministro de Jesucristo, el Padre Jozo llegaba a Medjugorje un 11 de noviembre de 1980, proveniente de la parroquia de Posusje, al noreste de Herzegovina. Franciscano, de espiritualidad carismática y con la ilusión de llevar El Espíritu santo a aquellas gentes,  se encontró con un pueblo de ferviente tradicionalismo que no veía la necesidad de introducir cambios.
Del 17 al 24 de junio de 1981 se encontraba dirigiendo un retiro para las religiosas de Klostar Ivanic, en el norte de Croacia. Después debía acudir a Zagreb, a un encuentro de la Renovación Carismática, para hacer posteriormente un alto en su antigua parroquia de Posusje, de la cual sentía profunda nostalgia.

    Estando allí se enteró de que una tormenta eléctrica  provocó un incendio que quemó las instalaciones del edificio de servicios públicos, por lo que sus intentos por comunicarse vía teléfono con la parroquia de Santiago Apóstol de Medjugorje  resultaron inútiles. A su regreso a Medjugorje, pasado el 25 de junio se encontró con una aglomeración de personas y coches que invadían el pueblo y que le confirmaba lo que acababa de oír a su paso por Mostar (a unos 30km. de Medjugorje), en su viaje de regreso: Seis niños dicen que Nuestra Señora se le está apareciendo.
    Debido al poco tiempo que llevaba como rector de la parroquia de Medjugorje, no llegaba a ocho meses, el Padre Jozo apenas conocía a unos pocos fieles, y no conocía, más que de vista, a los videntes.
Los que conocían al Padre Jozo sabían bien que se trataba de una persona analítica que desconfiaba de sucesos sobrenaturales irracionales y un sacerdote enraizado en lo esencial: La Santa Misa y Los Sacramentos. Fue así pues, que durante varios días, ayudado por su asistente, el Padre Zrinko, interrogó a los videntes, juntos y por separado, intentando encontrar una respuesta que demostrase que todo aquello pudiese ser, o bien una estrategia de las autoridades comunistas para desacreditar a la Iglesia Católica, o bien una manipulación del mismo Satanás.

   Sin embargo los dos primeros días del mes de julio, dos experiencias consecutivas supondrían un giro espectacular a su posición inicial frente a los nuevos acontecimientos. El día 1 de julio, el Padre Jozo estaba orando solo en la parroquia, pues todo el pueblo se encontraba en el Podbrdo, monte de las apariciones, empujados por la curiosidad. Preocupado por la situación, pedía luz a Dios sobre lo que debía hacer. Fue en aquel momento que pudo oír claramente una voz interior que le dijo: -“Sal y protege a los niños!”
    Inmediatamente, se incorporó y se dirigió a la puerta central de la iglesia. Apenas abría la puerta, entraron los seis videntes diciendo: “La policía nos persigue, escóndanos!”. Sin dudarlo, escondió a los niños en un cuarto en desuso dentro de la rectoría y el se sentó fuera de la iglesia, bajo un ciprés. Al poco llegaron tres hombres de la milicia que le preguntaron: -¿“Has visto a los niños?”; a lo que él contestó “Si los he visto”; los milicianos, entendiendo que los había visto pasar continuaron pues su carrera rumbo a Bijacovici, pueblo contiguo a Medjugorje.
   El P. Jozo, buscando seguridad en lo que decían los niños, le pidió a la Virgen que le diera una muestra. Estando en la iglesia parroquial, y con feligreses que rezaban en ese momento, la Virgen se apareció en el presbiterio. Desde entonces el P. Jozo ya no tuvo ninguna duda y dedicó toda su vida a propagar el amor a María, el rezo del Santo Rosario, y a promover por la oración la paz en el mundo.

El 24 de agosto de 2002, en la edición vespertina del diario de Zagreb, Vercernji List. Destaca esta noticia en portada: "Un gesto sorprendente del Vaticano. El Papa agradece al Padre Jozo por Medjugorje!" En esa ocasión, el Papa le dijo: -"Yo estoy con ustedes, protejan Medjugorje!  Protejan los mensajes de Nuestra Señora!" El artículo del periódico muestra también al Padre Jozo en su escritorio, leyendo la carta del Papa, con un pie a la izquierda de la foto: "El Papa firmó una nota de agradecimiento al Padre Jozo Zovko." La traducción del artículo dice lo siguiente: Siroki Brijeg.  El mundialmente conocido Franciscano, Fr. Jozo Zovko, quedó más que sorprendido cuando llegaron unos peregrinos polacos para agradecerle los veintiún años de dar testimonio de las apariciones de Medjugorje, especialmente cuando le entregaron una nota de agradecimiento firmada personalmente por la mano temblorosa de su   compatriota más conocido, Juan Pablo II.

    De hecho, luego de volver de Polonia, el Papa le escribió desde el Vaticano para agradecerle personalmente y enviarle su bendición apostólica. Nuestra Polonia está agradecida por cada una de sus palabras, por todo lo que Ud. ha hecho por nosotros, dijo la colaboradora del Papa, Krystyna Gregorezyk, quien personalmente le entregó la nota de agradecimiento al Padre Jozo en la iglesia de Siroki Brijeg. -Hasta ahora he recibido cientos de regalos y notas de agradecimiento, pero ninguna puede compararse con ésta. Estoy gratamente sorprendido, dijo un visiblemente conmovido Padre Jozo al periódico.
     "El Padre Jozo Zovko es miembro de la Provincia Franciscana de Herzegovina. Como testigo de las apariciones de Medjugorje, él se ha convertido en uno de los sacerdotes más conocidos en el mundo. Muchas tribus lo han hecho su jefe y está igualmente relacionado con muchas curaciones milagrosas. De acuerdo a una encuesta conducida por "The Daily Catholic", el Padre Jozo ha sido elegido como uno de los veintinueve Católicos del siglo."
    El Papa dijo estar feliz en darle un signo de apoyo. ¿Qué ha hecho el Padre Jozo por el pueblo polaco sino transmitirle los mensajes de Medjugorje? Krystyna dijo que el Papa estuvo muy contento durante ese desayuno y que hizo muchas preguntas sobre Medjugorje. También se puso contento al oír los testimonios acerca de Medjugorje que los peregrinos polacos le contaron. Por supuesto, habría que hacer mayores investigaciones sobre este suceso increíble. Sin embargo,  parece que ésta es la primera palabra de aliento personal escrita por el Papa, hecha pública por los medios, a un testigo de Medjugorje. Esta sencilla carta es un documento tangible y visible del apoyo de Juan Pablo II,  y su agradecimiento de corazón al Padre Jozo por medio de Krystyna.

(Transcrito de religión digital, texto del padre Juan Inza)





No hay comentarios: