22.9.11

Rol de sor Emmanuelle en Medjugorge y recepción en España

Sor Emmanuelle Maynard viene girando visita a varios pasíses, entre ellos España, en los últimos años. Ella se presenta como apóstol de los mensajes de Medjugorge y lo es ciertamente. Sin embargo, se produce una confusión en las gentes acerca de cuál es su papel en el famoso sitio de apariciones, si es representante oficial de los videntes, si es la "superiora" no proclamada del lugar, si es vidente ella misma, etc.
Y es lo que hemos dicho, una difusora de los mensajes, siendo además la única difusora que hacía llegar mensajes a occidente en los infaustos días de la guerra civil yugoeslava, dado que se mantuvo allí en el sitio de apariciones junto al padre Jozo, los videntes, y los lugareños, sin temer a la muerte.
Pero Sor Emmanuelle, religiosa de la llamada comunidad de las Bendiciones, asumió los mensajes y el ruego de la Virgen de difundirlos, imbricándolos con el estilo de la renovación carismática. De hecho los franciscanos del lugar ya para 1981 estaban dentro de ese estilo e incluso el padre Jozo, entonces párroco, se encontraba deprimido porque los feligreses "pasaban" totalmente del carismatismo y hete aquí que fueron en bandada a los pies de la Virgen cuando fueron llamados por medio de los videntes.
Hay que decir que el estilo de la Virgen y el de la renovación carismática son de mala hibridación. La renovación, por su herencia protestante, tiene una muy débil maternización, se centra más en los hechos carismáticos directos; es cierto que en campo católico también se da esa débil maternización en la práctica, por lo que sufre la pastoral. La renovación es historicista, quiere reproducir el mundo de los primeros cristianos, lo que es algo común a los movimientos surgidos tras el Concilio, y toma de aquéllos dos cosas esenciales, comunidad y carismas, pero dentro de un esquema de voluntad humana, sin dirección divina en realidad, que solamente se da por supuesta.
El Cielo no es que los rechace, deja hacer, siguiendo su programa de dejar que crezcan trigo y cizaña, el cielo no condena y reconoce los esfuerzos buenos que se hacen, dentro de este contexto sin embargo, no deben introducirse mediaciones no inspiradas directamente. Y el caso es que esas mediaciones constituyen a menudo base para desprestigio de Medjugorge, justificación para sus enemigos, que niegan sobrenaturalidad y aducen pruebas que no son sino algunas propuestas imprudentes que se harían desde instancias difusoras de los mensajes. Ciertamente la contradicción es el signo de toda epifanía, y que no necesitan nada para atacarla, solo verdades a medias, pero por eso mismo hay que hacer entre todos un esfuerzo para deslindar lo que es la pureza de los mensajes, de los que se quieren mensajeros introduciendo una espiritualidad de fondo no marial.
El carismatismo está vinculado ciertamente a sanaciones espirituales, a sanaciones corporales, a la introducción de Cristo en la vida de la gente, igual que lo han sido los Ejercicios espirituales ignacianos, puede ser válido como tratamiento de choque para gentes inválidas y desesperadas, como fue el caso de sor Emmanuelle misma, puede ser un marco para recordar de manera contundente verdades esenciales que muchos discursos eclesiales obvian para hacerse aceptos del mundo.
La contundencia no debe ser desdeñada, perono es posible el verdadero crecimiento espiritual sin guía directa del Cielo, y en concreto sin intervención inmediata de la Madre, en estricta continuidad con el Hijo como no podía ser menos, degenera entre protestantes y católicos en fariseismo, en dureza de corazón y en mero moralismo.
Para muchos clérigos es un juego de niños desprestigiar a sor Emmanuelle, o al conjunto de Medjugorge; de hecho ninguno de los clérigos diocesanos de allí acepta que allí se manifieste el Cielo. Y es un juego de niños, porque se ha entremezclado vino de mala calidad con el más puro que hay. Consejos de la Virgen que se dan en un marco de intimidad y para personas escogidas por ejemplo, son presentados por una imprudente evangelizacion medujorgiana como recomendación universal, y claro, es facil evidenciar desde aquí que la cosa es un desatino y una heterodoxia extraeclesial que hay que reprimir mediante el desprestigio más refinado. Bien entendido que no me parece bueno para nada que, como se ha hecho en algunos lugares, se invite primero a sor Emmanuelle y luego se la desprestigie en el mismísimo sitio donde ha hablado aprovechando la titularidad del lugar, poniendola como autora de cosas descabelladas ante quienes le acaban de escuchar. Lo que ella expone está todo muy bien y no se le debe aplicar la capciosidad del peor estilo eclesiástico, siempre mucho más grave que algunos puntos que no tanto por su contenido como por la presencia de atentos a destruir resultan imprudentes. Y esa es la única función positiva de los supuestos protectores del régimen eclesial, la de la negación que criba a los verdaderos espirituales, que han de ser humildes para poder seguir adelante ya que se les niega ningún reconocimiento en la iglesia y peor aún quedan en la duda de si realmente pertenecen a la iglesia. También hay que reconocer que un efecto colateral de ellos es estorbar la implantación de un catolicismo que va increscendo basado en jefes de comunidad gestadas autónomamemente creando comunidades que sólo se vinculan a sus cabezas, como se da entre los protestantes.
Mi recomendación es que se admitan las evangelizaciones de Medjugorge, pero que se separe el grano de la paja, el grano de la auténtica voz de María, de las excrecencias de una espiritualidad que se gestiona desde voluntad humana y acaba produciendo una desolación traumática con el paso de los años, tras los primeros entusiasmos de unos éxitos espirituales acompañados de sanaciones corporales y de alma.
Lo que sufre con todo esto es la devoción a la Virgen, que vino a Medjugorge como Reina de la paz. Superado el frente de la guerra, queda ahora el frente de la lucha entre sus hijos, unos que se tienen por protectores del buen régimen eclesial aunque operen como cancerberos que asustan a los tímidos que buscan temblorosamente a Dios, y otros que introducen espiritualidades fuera del buen y óptimo hacer de la Madre divina.

No hay comentarios: