23.10.11

Misioneros de la sagrada familia, Amma, Amalurra, Arcentales

Los misioneros de la sagrada familia son una orden religiosa fundada por el p. Juan Bautista Berthier (+1908), que fundó la congregación para ayudar a las familias. El había sido miembro de la congregación de misioneros de La Salette, el conocido lugar de apariciones, (Francia, circa 1840). Encargó a sus sucesores que no olvidaran a España en su difusión y efectivamente éstos hacia 1947 fundaron en España un seminario en el valle de Arcentales, Vizcaya, abriendo otro centro en Amurrio, así como colegios. Tras el concilio les afectó intensamente la crisis vocacional, como a tantas congregaciones. Y cerraron como tantas de ellas sus centros, entre ellos el de Arcentales, vendiéndolo en los años 90.
Pero esto ha tenido consecuencias, el lugar fue comprado por una organización de espiritualidad basada en cursos y seminarios modelo Nueva Era, llamada Amalurra, disfrutando de una gran expansión visible hoy día, con su líder habendo sido acusada de narcotráfico de mescalina en 1994, usado para promover experiencias místicas en cursos especiales, donde se fumaba ritualmente, con el asesoramiento de chamanes mexicanos. Luego cambió la orientación, dejó el uso de la mescalina, pero fundó la organización  Amalurra, que puso dentro de la franquicia mística de la llamada "Amma", una gurú hindú, con mucha proyección internacional, a la que ha donado importantes fondos, provenientes de las actividades de cursos y programas espirituales. Nuevos escándalos se han sucedido y denuncias de antiguos integrantes de la secta, con profusión de datos sobres las prácticas de "canalización" o contacto metódico con seres del más allá, que se practican allí, contactos supuestos con seres llamados de luz, que habrán sido ciertos unos y otros objeto de influencia en un sentido de legitimar el poder del líder. En cualquier caso, tal amalgama resulta en un peligro gravísimo para los que entran en esos contactos, dado que semejantes contactos pueden conllevar una infestación de seres malignos, naturalmente imposible de captar por el afectado.
Pero queremos destacar por otra parte la conexión mística entre el hecho del abandono de aquel lugar por los hijos de una fundación de inspiración sobrenatural, basada en la Virgen y que pretendía una expansión misionera. Muchos consagrados y seminaristas habían abandonado la congregación, así como muchos de los formados por ella, abandonaron la fe. Ahora, en un proceso invertido, el derrumbe de aquella obra se acompaña por nuevos poderes de un simulacro de la obra de María y de encarcelamiento de conciencias y poder del maligno, volviéndose rama del colosal proyecto de extensión del sincretismo propio de Nueva Era. Los llamados satsang o centros de reunión de la fe en la gurú Amma, tienen una prodigiosa expansión por toda la geografía nacional e internacional; una simple mujer a la que se rinde culto divino, como avatar de la madre universal del hinduismo.No se deja la fe, no se abandona el terreno sin gravísimas consecuencias cuya meta es desde luego el infierno.

No hay comentarios: