9.8.12

La praxis de monseñor Rouco sobre las apariciones de El Escorial.

En 1985, el entonces cardenal de Madrid, Angel Suquía se pronunció en estos términos sobre las apariciones de El Escorial: ”La resonancia que dentro y fuera de nuestra Diócesis van teniendo los fenómenos vulgarmente conocidos por el nombre de ‘Apariciones de El Escorial’, me obliga a prestarles particular atención por exigencias propias de mi ministerio episcopal. Prosiguiendo las consultas iniciadas ya por mi Predecesor, mi preocupación pastoral por los mencionados acontecimientos se ha manifestado, a lo largo de todos estos meses, en el requerimiento de informaciones de muy variada procedencia; en la atención prestada a los muchos escritos y a las entrevistas concertadas con distintas personas interesadas por dichos sucesos, en las deliberaciones habidas dentro de los órganos de consulta del Arzobispado; en la reflexión y en la oración, compartida según creo, por no pocos fieles preocupados por este delicado tema. El último elemento de juicio de que he podido disponer ha sido el documento díctamen teológico de la Comisión designada al efecto, elaborado después de meses de estudio y reflexión sobre el abundante material de que se ha servido. Requerido finalmente, el parecer de mi Consejo Episcopal y habiendo encomendado al Señor y la Santísima Virgen María este asunto con particular insistencia, estimo llegado el momento de declarar lo siguiente: No consta del carácter sobrenatural de las supuestas “Apariciones y Revelaciones” que se dan en el lugar conocido por el nombre de “Prado Nuevo” en San Lorenzo de El Escorial de nuestra Diócesis. Por la confusión o ambigüedad que de su presencia o intervención puede originarse en la conciencia cristiana de los fieles, y siguiendo la práctica habitual de la Iglesia en casos similares, ruego encarecidamente a sacerdotes, religiosos y religiosas que se abstengan de participar en acto alguno relacionado con los fenómenos religiosos a que nos estamos refiriendo y de promover su difusión. Los fieles católicos que pretendan publicar algo relacionado con este tema, en virtud del canon 823.1 del Código de Derecho Canónico, deben someter previamente sus escritos al jucio de la autoridad diocesana. Las publicaciones, impresas o mecanografiadas, que sobre los hechos de referencia han sido distribuidas entre los fieles hasta ahora, no gozan del referendo de la autoridad diocesana. A las personas más directamente implicadas en estos hechos, me he creido en el deber de hacerles, en privado, algunas recomendaciones. Confío plenamente que las recibirán y seguirán con espíritu de fe y docilidad.” Posteriormente haría estas declaraciones matizando el texto: El Cardenal Suquía tuvo que aclarar la nota anterior, pues él no quiso, ni mucho menos, condenar esos hechos. Dijo: “Donde dije ‘no consta’ no quise decir ‘no hay’”. Y añadió: “Si me hubiese constado que era falso, lo hubiese prohibido todo inmediatamente”. Por eso después aprobó los frutos erigiendo una Asociación Pública de Fieles cristianos y declaró a Amparo fundadora de la misma, bendiciéndola, visitando sus casas y teniendo una cercanía frecuente con Amparo. Más adelante, el sucesor de Suquía, monseñor Rouco adoptó la línea de los hechos prácticos, evitando pronunciamientos: El cardenal sí había nombrado ya capellanes para la atención espiritual de las comunidades creadas en torno a Amparo Cuevas, englobadas en la Fundación Virgen de los Dolores. Rouco dio en 2009 la autorización para la celebración de la Misa, que “es un paso más en el reconocimiento de la piedad que ha surgido en Prado Nuevo, en torno a unos supuestos fenómenos sobrenaturales sobre la supuesta aparición de la Virgen a Amparo Cuevas y los mensajes que difundió a través de Amparo”. En 2010 autorizó a los sacerdotes, religiosos y monjas a participar en la procesión y el rosario de Prado Nuevo, en la localidad madrileña de El Escorial, lugar en el que la vidente Amparo Cuevas asegura que se le apareció la Virgen. En abril de este mismo año, Monseñor Rouco ha autorizado la construcción de una capilla en el lugar de las apariciones, pedida por la Virgen desde los inicios en 1981. En cuanto a los juicios habidos por las acusaciones de estafa, detención ilegal y fraude a la Seguridad Social, en todos los casos, los tribunales les han dado la razón. Y ahora mismo gestionan hasta cuatro residencias de ancianos.

No hay comentarios: