2.6.13

Ezquioga: parte de situación



La última peripecia de este histórico lugar de apariciones de 1931 en Guipúzcoa, España, ha sido el proyecto de paso por en medio del tren de alta velocidad. El hecho ha producido el aislamiento del lugar y su capilla (posterior a las apariciones) con unas enormes zanjas que impiden todo paso. Pero el proyecto de tren ha salido mal parado, después de kilómetros de túneles realizados y miles de millones gastados; es el proyecto más caro del mundo por kilómetro realizado.
Ahora se sabe que el proyecto anulado no tenía razón de ser en términos económicos ni de mejora al desarrollo, pues una alternativa más viable, económica y razonable es la sustitución del eje de Ezquioga por el de Vitoria-Pamplona.
Se ha horadado todo un municipio como Zumárraga para crear el gran túnel que se abre a Ezkio-Itxaso, pero los problemas surgidos son enormes: hundimientos internos por problemas geológicos, el último uno de 28 metros, habiendo muerto ya 6 operarios y estando a punto de morir otros, hay explosiones de grisú, los costes se han disparado y no se sabe si la obra sigue sólo por el contrato con las empresas, no porque será usada realmente, como ha ocurrido con tramos de otras zonas. Cinco tramos están sin licitar a estas alturas. Las obras se repartieron entre dos grupos de empresas, y uno de ellos abandonó las obras por los sobrecostes, y por la quiebra de alguna de las propias empresas, entrando en su tramo el otro grupo de empresas todavía no se sabe con qué legalidad. Tampoco se sabe la verdadera voluntad del Estado de acabar algún día la obra, dada la inseguridad jurídica de futuro del país vasco, en franco proyecto independentista.
Aunque se ha realizado una nueva capilla abierta, publicitada como más conveniente por más cerca de la carretera, el lugar exacto de todas los rezos que tuvieron lugar ha quedado extrañamente aislado. Es el caso que en los lugares de apariciones de la Virgen en el pasado en el país vasco, como Begoña, Icíar o Aranzazu, se da la misma constante, enmendar la plana a la Virgen, queriendo levantar edificio en lugar "más conveniente", según el juicio humano. Hubo hechos como los animales para el transporte de materiales que no se quisieran mover o la devolución misteriosamente realizada de los materiales al lugar original de la Virgen durante la noche. En el caso de Ezquioga todas las fuerzas humanas se conjuraron contra las apariciones y los videntes, régimen eclesiástico y civil, derechas e izquierdas, nacionalismo y no nacionalismo. Diferencias enormes entre los humanos y sin embargo contra la Virgen todos se coordinan.


Ezquioga: el lugar de las apariciones, aislado e inaccesible por las obras fracasadas



La nueva capilla sui generis

 Vista de la nueva capilla y entorno
Ezquioga: el lugar torturado


La campa donde acudieron miles y miles de personas. La cruz marca el sitio donde se apareció la Virgen, hoy inaccesible


En Ezquioga se anunció la inminente guerra civil. Toda la zona quedó sometida a un régimen  de terror  y de vergüenza colectiva, y estuvo en el epicentro del terrorismo vasquista. Ahora parece que ha pasado una guerra por allí,  como puede verse en las fotos. Pero queda en pie la advertencia de que no habrá paz en tanto no se construya una verdadera capilla en el lugar, por supuesto, en el lugar de manifestación de la Virgen y sin trincheras colosales. Y sigue en pie la falta de revisión de la condena por el Santo Oficio hacia 1934, realizada a partir de los informes firmados por el obispo del lugar, que se encontraba exilado y plenamente inmerso en motivaciones políticas.
Ezquioga ha sido el primer caso de rehabilitación parcial, pues el posterior obispo de San Sebastián Jaime Font permitió en 1952 las visitas al lugar.

Del estudioso padre Antonio María Artolapasionista son las siguientes palabras:
Es el hecho totalmente anómalo que en el proceso sobre las apariciones del barrio de Anduaga,  no se planteara  el problema de su autenticidad remontándose a las visiones fundantes del 30 de junio de 1931, cuyos protagonistas fueron los hermanos Bereciartúa.  Descuidando por completo los hechos fundantes, se concentró la atención -selectivamente- sólo en unos cuantos hechos  negativos, bastante posteriores a las apariciones primeras, cuyos protagonistas  eran distintos de los hechos fundantes de Ezkioga. Las apariciones iniciales  nunca fueren sometidas   a un  veredicto, ni del Ordinario de Vitoria ni del Santo Oficio. Ahora bien, la metodología histórica  rigurosamente aplicada por William A. Christian, ha puesto en evidencia que hubo -de hecho- dos Ezkiogas: uno, el de los  primeros videntes, y otro, el de los  posteriores, que deformaron la naturaleza de las primeras El autor da como hecho indudable que en Ezkioga hubo dos grupos de visionarios de condiciones esencialmente  diferentes: los primeros, y los continuadores.
Esta es  una novedad singular en el proceso  canónico de las apariciones. Estos procesos comienzan siempre “ab ovo”, dando suma importancia a la fase inicial de los hechos, separando cuidadosamente la historia de los protagonistas fundantes, de la turba de los imitadores

1 comentario:

FotoExplor dijo...

Muy interesante. Merece revisión sin duda, revisión de la buena.Llegado el caso, gustaría de usar alguna información o imagen citando la fuente.