11.2.14

Las apariciones siguen el esquema de la Pasión


El tiempo de las apariciones es de dos tipos, está el cronológico habitual pero también hay un tempo que sigue el de la Semana de Pasión del Señor: primero, la vida pública y el triunfo de Ramos, luego la condena por las autoridades sacrales y civiles, la dispersión de las multitudes amigas, la flagelación y crucifixión, y finalmente el sepulcro con la desaparición de los videntes y el silencio público de sus mensajes, del cuerpo que "no sabemos donde lo han puesto".
Humanamente las apariciones, al menos las modernas, resultan siempre trágicas, como lo fue la Pasión del Señor, pero en su misma tragedia lo revelan todo de Dios, del corazón humano, de su época, de la iglesia, del futuro. Y son el modelo de la perfecta evangelización realizada por la Madre de Dios.
Las imágenes siguientes son una muestra del triunfo de Ramos en distintas apariciones, del tiempo de estancia feliz en lo humano y divino. Y naturalmente esta selección de imágenes tiene propósito ilustrativo no magisterial que corresponde a las instancias autorizadas.

Fátima, viendo el milagro del sol

Ezquioga, España 1931



La Virgen de Fátima, más allá de Portugal



Garabandal, esperando a la Virgen
Garabandal, toda la sociedad de la época en un pueblecito
Palmar de Troya, yendo y viniendo del lugar
Peñablanca, Chile 1983

Miguel Angel, en pos de María, Peñablanca






No hay comentarios: