2.2.14

Locución sobre Garabandal de la misma Virgen

  Mensaje de 2003 dado a una vidente ajena a Garabandal
 

     Mira, hija, ¿ves al niño que tienes entre tus brazos? -Margarita, la vidente, había terminado de darle de mamar a su hijo  y le tenía en brazos-. 
Así, así os tengo Yo a cada uno de vosotros. Así estáis para Mí. Como si cada uno sólo fuerais uno para Mí y no tuviera otro. Como Jesús. Como lo fue Jesús, como tuve a Jesús.
     Margarita, atiende, que hoy quiero darte un Mensaje importante.
     Llegará un tiempo, niña, en el que cardenales vayan contra cardenales, obispos contra obispos, Yo os lo he estado advirtiendo (lo había dicho en el mensaje de Garabandal).
     En España también sucederá esto. ¡Tierra tan amada por Mí! «Tierra de María» (nota de Margarita: en el sentido del Amor de Ella hacia nosotros, no de nosotros hacia Ella).
     Mira que Yo detuve las Apariciones dadas en Garabandal porque no se me hacía mucho caso. En espera del Gran Milagro, se retrasa el tiempo para creer y se les prohíbe a mis fieles acudir y recibir las Gracias que Yo quiero dar desde allí.
     ¡Tapáis los Caudales de mi Misericordia! ¿Cómo queréis recibir mis Gracias si me tenéis taponadas todas las vías de acceso a mis fieles?
     Sí, esto fue el tema que les hizo retroceder y no aprobarlo (nota de Margarita: lo referente a Cardenales y Obispos), en espera de otros acontecimientos más sobrenaturales. Pero hijos, Yo os digo: ¡¿más?! ¿Qué esperáis ver ya para poder creer?
     Mira, si Yo no encuentro fe, me voy del lugar donde me he aparecido a otro donde me crean más.
     Mira a Medjugorje.
          Madre, ¿Tú hubieras querido que en España se hubiera dado esto?
     Sí. Y más. Llegará un día que Yo lo haré.
     Mira, quiero que se aceleren los pasos de esta Nueva Comisión encargada por mi Papa, Juan Pablo II. Se aceleren los pasos y se apruebe por la Iglesia Garabandal, para que se dé a conocer a mis fieles. Para que puedan acudir allí en Peregrinación y allí recibir las Gracias que Yo he querido enviarles.
          Madre, ¿has hecho curaciones en Garabandal?
     Sí, en lo privado.
     Yo quisiera que todo se hiciera público para poder manifestarme más abiertamente y en más número a mis fieles.
     ¡Oh, mis Planes!, ¡si los vierais en su Magnitud!
     En España no es conocida esta Aparición, ¡dala a conocer!
          Pero, ¡no dejan acudir allí a sacerdotes!(hoy no hay ya esta prohibición).
     Yo lloro por eso.
     Que se aceleren los pasos, hija mía, que se aceleren hoy los pasos para vuestra conversión. Para ello: aprobad Garabandal como Aparición concedida por Mí a mi amada España, «la tierra de mis amores». Amén. Amén.
 
 

No hay comentarios: