16.6.14

Jesús ¿un hombre como todos y sin conciencia divina?

Hay teólogos en este momento, financiados incluso desde instancias eclesiales para que "evangelicen", que utilizan un argumento contra el Señor (no todo el que dice Señor, Señor...), que es decir que no podía ni debía conocer su condición divina, ni hacer milagros ni nada extraordinario porque entonces no sería un hombre como nosotros, porque debería cumplirse la palabra evangélica de que "fue igual en todo a nosotros menos en el pecado". Aparte de la audacia, que ya nos indica que en su origen está el "sinvergüenza" que nos acompaña desde la caída original, ese argumento es necio porque siendo cierto que Jesús era como nosotros, al no tener pecado no estaba sujeto a la ignorancia que resulta de ese pecado.
Vienen a decir en realidad, que Jesús no está por encima de nosotros, que es un gran hombre pero que participa de nuestra ignorancia de futuro. Y si los evangelistas ponen predicciones en su boca es todo fruto de una estrategia apologética. Anulan así también la palabra evangélica en aras de su "superioridad cognoscitiva" -orgullo descarado-.
A ver si Jesús iba a ser menos que tantos santos a lo largo de los tiempos que hicieron milagros, profecías, prodigios, y eso que llevaban pecado de origen. Para negar esto, que simplemente ya lo han hecho al negar a los santos en la predicación, tienen siempre que recurrir a una conjura de teólogos del pasado combinados con los obispos para inventárselo todo, todo aquello que los nuevos teólogos y falsos evangelizadores no tienen, que es todo aquello vinculado a la santidad.
Si los santos "veían" más que los de su tiempo, era por gracia y para que repartieran la gracia, como oasis que eran en el desierto espiritual. Y a Jesús que era el Redentor y Dios mismo humanado no iba a serle concedida la menor ilustración ni conciencia divina, quedando en un ciego hombre más. Semejante impunidad y audacia que van cogiendo éstos es signo de inmersión en el apocalipsis.

No hay comentarios: