29.8.14

Dar amor a Jesús para que envíe sus gracias al mundo

Mensaje dictado a Sor Josefa de Jesús Menéndez, en un "LLAMIENTO AL AMOR ":

En el momento de instituir la Eucaristía, vi presentes a todas las almas privilegiadas que habían de alimentarse con mi Cuerpo y con mi Sangre y los diferentes efectos producidos en ellas.
Este Dios que os ama con amor, infinito, después de libraros de la esclavitud del pecado ha sembrado en vosotras la gracia incomparable de la vocación religiosa, os ha traído de un modo misterioso al jardín de sus delicias. Este Dios Redentor vuestro, se ha hecho vuestro Esposo.
Se que estáis llenas de miserias pero esto no me hará apartar de vosotras mis miradas más tiernas y con ansia os estoy esperando, no sólo para aliviar vuestras miserias, sino también para colmaros de nuevos beneficios.
Si os pido amor, no me lo neguéis, es muy fácil amar al que es el Amor mismo. Si os pido algo costoso a vuestra naturaleza, os doy juntamente la gracia y fuerza para venceros.
Os he escogido para que seas mi consuelo, dejadme entrar en vuestra alma y si no encontráis en ella nada que sea digno de Mí, decidme con humildad y confianza, "Señor ya veis los frutos y las flores que produce mi jardín, venid, decidme qué debo hacer para que desde hoy empiece a brotar la flor que deseáis".
Si el alma me dice esto con verdadero deseo de probarme su amor, le responderé.
"Alma querida, para que tu jardín produzca hermosas flores, deja que Yo mismo las cultive; deja que Yo labre la tierra, empezaré por arrancar hoy esta raíz que me estorba y que tus fuerzas no alcanzan a quitar.
No te turbes si te pido el sacrificio de tus gustos, de tu carácter, tal acto de caridad, de paciencia, de abnegación, de celo, de mortificación de obediencia. Ese es el abono que mejorará la tierra y la hará producir flores y frutos… la victoria sobre tu carácter en tal ocasión obtendrá luz para un pecador; con esta contrariedad soportada con alegría, cicatrizarás las heridas que me hizo con su pecado, repararás la ofensa y expiarás su falta.
Eso haré yo en tu alma si me dejas trabajar libremente en ella, no solo brotarán flores enseguida sino que consolarás a mi Corazón…Voy buscando consuelo y quiero hallarlo en mis almas escogidas"…
Señor ya veis que estaba dispuesta a dejar hacer de mi lo que quisierais y no sé cómo he caído y os he disgustado, ¿me perdonais,... soy tan miserable, no sirvo para nada.
"Sí, alma querida sirves para consolarme. No te desanimes, porque si no hubieses caído , tal vez no hubieras hecho esta acto de humildad y de amor que la falta te obliga a hacer y que tanto me consuela ¡ánimo y adelante, déjame trabajar en ti.Todo esto se me puso delante al instituir la SAGRADA EUCARISTIA.
" Si almas consagradas, vuestro voto de pobreza está perfectamente representado en esta hostia pequeña, redonda y fina, lisa y sin peso. Así el alma que ha hecho voto de pobreza, no debe tener ángulos, es decir aficioncillas a cosas de su uso o de su empleo, ni a su familia ni a su pueblo natal, ha de estar siempre dispuesta a dejar, a cambiar … nada de la tierra… el corazón libre sin apegos ocultos que la aprisionen..
Encontrarán también en la hostia pequeña y blanca, la perfecta imagen del voto de castidad…Aquí se halla encubierta bajo las especies de pan y de vino, la presencia real de todo un Dios. Tras este velo estoy Yo, CON MI CUERPO Y SANGRE ; ALMA Y DIVINIDAD.
"Así el alma consagrada por el voto de virginidad, debe cubrirse con un velo de modestia y sencillez de modo que bajo apariencias humanas, se esconda la pureza que la asemeja con los ángeles. Además os asemejáis a mi Madre que siendo criatura mortal ha vivido en la más perfecta pureza… en medio todas las miserias humanas y sin embargo INMACULADA todos los instantes de su vida. Ella sola me ha glorificado más que todos los espíritus celestes.
Así el alma que hace voto de castidad es una hostia blanca y pura que rinde constante homenaje a la Majestad Divina.
Almas religiosas, encontrareis también en la Eucaristía, la imagen perfecta de vuestro voto de Obediencia, Pues en esta hostia está cubierta y anonadada la grandeza y el poder de todo un Dios. Allí no soy dueño de ir ni de quedarme, de estar solo o acompañado, bajo esta hostia, sabiduría, poder, libertad, todo está escondido.
Estas especies de pan son las ataduras que me atan y el velo que me cubre. Así el voto de obediencia es para el alma religiosa, la cadena que la ata, el velo que la cubre para que no tenga voluntad, ni sabiduría, ni gusto ni libertad, más que según el beneplácito Divino manifestado por sus superiores…
Llevo la cruz, porque hay muchas almas escogidas que en cositas pequeñas me resisten, y estas resistencias forman mi Cruz…Tu queda unida a mi Corazón…Quieres conocer la amargura que siento en El, Sabes cuál es la causa de estas resistencias… La falta de amor… sí falta de amor a mi CORAZÓN… exceso de amor a sí mismas.


No hay comentarios: