4.6.15

Manifestaciones en Irlanda

https://es.scribd.com/doc/29485876/Moving-Statues-Concrete-Thinking


La cadena de sucesos en Irlanda, aprobaciones del aborto y matrimonio gay, los escándalos del clero, etc., ha evocado el recuerdo de fenómenos y profecías que se produjeron en Irlanda durante los años 1980 y 1990, como un aviso de lo que ocurriría.
A lo largo de Irlanda, estatuas de la Virgen María parecían estar volviendo a la vida. Las estatuas se ubicaban en santuarios al pie de las carreteras o en grutas.
Esta es una nación que tiene grutas, en su mayoría dedicadas a la Virgen de Lourdes, en prácticamente todas las entradas a los pueblos – y una estatua de ella en su aeropuerto principal.
Allá por la década de los 90 nieblas extrañas estaban descendiendo en los diminutos santuarios, y cuando la niebla se aclaraba, estas grutas parecían “desaparecer” temporalmente, siendo reemplazadas por el espectáculo de prados celestiales resplandecientes con la figura tridimensional viviente de la Virgen de pie allí en lugar de una estatua.
Esto sucedió en docenas de lugares a cientos de millas de distancia unos de otros, sin que la gente hubiera oído hablar de lo que estaba ocurriendo en los otros lugares.
Mientras en los periódicos se burlaban de los informes como producto de “la temporada tonta”, tanto adultos como niños insistían que estaban viendo a María, y recibiendo mensajes sobre el mundo, su inmoralidad y la oscuridad que se aproximaba.
Las estatuas sonreían, fruncían el ceño o giraban. Ellas desaparecían y le daban paso a  apariciones vivientes con mensajes similares a los de Betania en Venezuela, Kibeho en Ruanda, y Medjugorje en Bosnia-Herzegovina. Cualquiera que quisiera escuchar pronósticos de eventos próximos estaba en el lugar correcto a lo largo de las sinuosas carreteras de Irlanda.
La “epidemia” en efecto comenzó en 1985, cerca de un pueblo al sur de Cork llamado Ballinspittle. Allí, una estatua de 18 centímetros de la Virgen de Lourdes, dentro de una pequeña cueva en lo alto de una empinada loma cargada de parras, ganó notoriedad instantánea. Fenómenos ocurrieron en y alrededor de ella. Los informes estaban por todas partes ante el desconcierto de los secularistas que no se pronunciaban al respecto.

“Estaban buscando explicaciones, pero no había ninguna explicación racional “, dijo un sacerdote, el padre Gerard McGinnity, del College de San Patricio en Armagh, poco después de lo ocurrido.

¿Acaso una especie de etapa preparatoria? ¿Por qué en toda Irlanda?
En ese momento se podía ver a Irlanda como el lugar donde el residuo de la fe era más fuerte.
¿Nuestra Madre Santísima está dirigiéndose a este país con la esperanza de que sean los que difundan esto al resto del mundo, con la esperanza de que Ella encontraría un punto de apoyo allí?
Por desgracia, esto no parece ser lo que ha ocurrido.
Rarezas similares se observaron en la región montañosa entre Cork y Killarney.
Y en algunos casos, no fueron sólo movimientos o superposiciones (imágenes cobrando vida en las estatuas). Fueron cabalmente apariciones habladas, a  menudo, dando una advertencia.
“Oren más por la conversión de los pecadores”, María le dijo supuestamente a una de las peregrinas / videntes, Mary Casey, madre de nueve hijos.
Era una nación que pronto sería avergonzada por la crisis de los abusos sexual por parte de sacerdotes, junto con historias de horror de los que habían estado en las escuelas y orfanatos católicos.
Una verdadera tragedia católica era y es esto. No es de extrañar que la nación, de tanta gente buena, y aún muchos de ellos católicos devotos, fuese visitada por la figura resplandeciente de una mujer alta y exquisitamente hermosa, maternal, pero preocupada.
En algunos lugares, se observaron bolas de fuego cayendo, o enormes movimientos en la tierra; inundación del mar. “Imágenes proféticas”, alegaban ellos.
“Desastre” fue un mensaje que supuestamente le llegó a un vidente cerca de Cairn from Christ. Se vio una luna roja. Hubo advertencias, en especial sobre la fornicación, el asesinato, el aborto y los bebés de probeta. 
El castigo podría venir más rápido que el viento, dijo un vidente. En cuanto al agua, ésta comenzaría con suavidad y luego crecería sin parar. Esto fue dicho en una gruta de Lourdes en el interior de la Iglesia de San Pedro y San Pablo en Bessbook.
En un caso, en Melleray, se observó un demonio. Para gran alivio de los espectadores, desapareció después de un minuto, pero María advirtió que si el mundo no mejora, “el diablo tomará posesión de la Iglesia de Dios en diez años”.
En lugar de eso, el resultado actual es que los católicos votaron a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Y la lección es que al menos por ahora, un bastión del catolicismo ha sucumbido -dramática y peligrosamente- a la cultura del mundo.
(Texto parcial de: http://forosdelavirgen.org/92529/virgen-referendum-irlanda/)
 

No hay comentarios: