10.8.17

Cuatro Papas y uno no sería contado



 Conchita la niña vidente de Garabandal, teniendo 11 años, afirmó que "sólo quedaban tres papas tras la muerte de Juan XXIII en 1963 y que luego vendría el Fin de los Tiempos"; cuando fue elegido Benedicto XVI, cuarto papa tras el Papa Juan, pareció que la profecía no se había cumplido, sin embargo, un autor alemán, Albrecht Weber, en su libro Garabandal - El Dedo de Dios (Garabandal - Der Zeigefinger Gottes), en la edición alemana de su libro del año 1993, 12 años antes de que muriera el tercer papa Juan Pablo II, que la referencia original era a cuatro papas. El texto traducido dice así:

"Cuando la noticia de la muerte del Papa Juan XXIII llegó al pueblo, las pequeñas campanas de la Iglesia anunciaron la muerte del Papa con un  tono fúnebre. Conchita fue con su madre Aniceta y la Sra. Ortiz de camino a la Iglesia. Surgió la siguiente conversación:
-El Papa ha muerto -dijo su madre.
Contestó Conchita:
-Ah, que el Papa murió. Entonces quedan TRES papas.
Hasta aquí todo muy bien. Sin embargo, una vez de vuelta a casa, Aniceta no estaba tranquila y quiso conocer más profundamente los pensamientos de su hija que parecía reservarse en presencia de la Sra. Ortiz.
En casa, a solas, temiendo un posible error de su hija, le pregunta su madre:
-¿De dónde sabes que solamente quedan TRES papas?
Conchita respondió:
-De la Santísima Virgen. En realidad me dijo que aún vendrían CUATRO papas pero que Ella no contaba uno de ellos.
Dice Aniceta:
-Pero entonces, ¿por qué no tener en cuenta UNO?
Responde Conchita:
-Ella no lo dijo, solo me dijo que UNO no le tenía en cuenta. Sin embargo me dijo que gobernaría la Iglesia por muy poco tiempo.
A la pregunta:
-¿Quizás por eso no lo cuenta?
Conchita dice:
-No lo sé.
Su madre:
-¿Y qué viene después?
- Ella no lo dijo.

Se ha interpretado que habría sido el entonces futuro Juan Pablo I el que la Virgen "no contaba" debido a su brevísimo pontificado de un mes. Pero esta razón temporal es demasiado superficial para serle atribuida a la Virgen. Más bien hemos de pensar que quedaban 4 Papas, y uno de ellos la Virgen no lo contaba porque... no concluiría su pontificado, y sería esta la verdadera brevedad, un tiempo demasiado corto porque no se concluiría la misión encomendada. De este modo, dandole todo su valor profético al testimonio dado, entendemos que Benedicto XVI es el final y que a partir de él, de su próxima muerte, se precipita el fin de los tiempos.

No hay comentarios: