Share this

29.3.18

Falsa fundación marial. Comunidad de la Señora de todos los pueblos

Ante todo hay que precisar que la llamada Comunidad de nuestra señora de todos los pueblos no tiene vinculación alguna orgánica con las apariciones de la Virgen en Amsterdam recibidas por Ida Pederman. Pero La Comunidad contiene una apropiación, por decirlo así, de las apariciones, generando lógicamente confusión y por tanto un rechazo preventivo en los mal informados.
La Comunidad, cuya sede está en Canadá (Lac Etchemin), sí recibió una calificación como asociación piadosa por el obispado diocesano en los años 80, pero después le fue retirada, con apoyo del entonces prefecto de la Fe, cardenal Ratzinger, y no sólo eso sino que fueron excomulgados los miembros y colaboradores de la Comunidad, por dos razones fundamentales, difusión en libros de falsos contenidos que afectan a la fe y por ordenaciones sacerdotales prohibidas.

Discernimiento del actuar del grupo y del actuar de la Virgen.

El itinerario espiritual de la fundadora, Marie Paule Giguières, tuvo un mal principio y lógicamente un mal final. Quiso ser religiosa, pero por enfermedad no pudo cumplir con ese deseo, y casó con un hombre que resultaría maltratador, bebedor e infiel. Se separó de él, pero este no es el punto central que ayuda a ver la ilegitimidad, sino el hecho de recluir a sus 5 hijos en un orfelinato, para dedicarse al apostolado marial; desde luego jamás la Virgen, la Madre por excelencia hubiera podido darle semejante orden ni consejo. Ya esto hubiera debido advertir a las jerarquías y a los seguidores que vendrían.

Marie Paul, antes de la fundación.

Sin duda realizaría obras buenas de asistencia en su época en la Legión de María, pero recibió el supuesto mandato de fundación de un Ejército de María, vinculado a las apariciones de Amsterdam; esto le llegó habiéndolas conocido por medio de un libro sobre estas apariciones de Raoul Auclair, un escatólogo sin formación teológica, autor de libros de gran difusión sobre estas temáticas del fin del mundo, con quien se pondría en contacto, además de con la propia Ida Pederman.
Otro punto clave que indica falso impulso fundador es que la Virgen hace las cosas sin mezcolanzas, las apariciones de Amsterdam tenían su vidente propia y no cabía intervención añadida. Pronto quedó claro, que Marie Paule y su grupo pretendían apropiarse de los contenidos de las apariciones nucleandolas en torno al llamado Ejército de María. Ida Pederman y sus asesores religiosos pronto pusieron distancia, pero el mal ya estaba hecho, por eso hoy en día, se asocia equivocadamente a la Virgen de Amsterdam con la excomunión eclesial que no fue sino contra el grupo del Ejército de María.

La otra cuestión gravísima es la elevación de Marie Paule a la condición de encarnación viva de la Virgen María, vistiendo no con un hábito marial simple, sino con los aderezos vistos en imágenes de la Virgen, como se aprecia en la foto. Esto no es un mero acto de dignificación exagerada, sino que es apropiarse de las apariciones, cuando la Virgen se muestra lo hace por sí misma totalmente o bien se comunica a través de un instrumento. Una descarada usurpación, porque si bien es cierto que ha habido santos que han intercambiado sus corazones con el Señor o la Virgen, como se ve en la historia de la mística, siempre se ha tratado de operaciones de secreta comunicación y si se ha producido que el vidente hable o se muestre con palabra de la misma Virgen, es como simple instrumento de la Virgen María, no como representación a honrar y menos como "reencarnación".

Según testigos cuando se entra en la iglesia blanquisima de la Comunidad en Lac-etchemin o cuando se ven sus celebraciones por internet, se produce un efecto sugestivo deliquioso, casi un cielo en la tierra por la misma presencia de hábitos religiosos, el semblante digno de los sacerdotes y el esmero en las ceremonios, tan en contraste con lo que se ve habitualmente; pero esto no dejan de ser signos secundarios en cuanto externos que son, que deben ser contrastados con lo que nos dice la razón objetiva que nos habla de los hechos, no sólo la excomunión en sí, que podría suponerse fuera un hecho provisional revisable, fruto de alguna actuación jerárquica con exceso de celo (que ya se ha dado en otros casos); esto no se aplica al el caso actual, porque a más del cismatismo de este grupo, están los dos grandes hechos: falsa fundación y subsiguiente espíritu de apropiación de la persona y la obra de la Virgen. Incluso si un día, por causa de la gran corriente de tolerancia actual, se revocara la excomunión (no sería raro que esto ocurriese), la verdad en sí permanecería quedando como enseñanza y advertencia de que no es oro todo lo que reluce en este mundo bonito de la Virgen, que no es sólo amenazado por la persecución exterior y hostil, sino por la usurpación muy difícil de captar porque parece provenir del mismo Cielo al apropiarse de sus signos externos.

Y por no dejar sin detalle la figura de Raoul Auclair, hay que decir que ha sido "beatificado" por la Comunidad, junto con otras figuras. Hoy es difícil encontrar sus obras, pero la lectura de los extractos que todavía pueden leerse por Internet, deja sensaciones encontradas, siendo el balance final que no se llega a ninguna parte con esas obras, por más que estén llenas de referencias escatológicas; es una sensación similar a la que queda tras ver o leer tantas interpretaciones sobre el Apocalipsis, lo que nos lleva a advertir una vez más que quien no tenga carisma de interpretación no debe aventurarse en tal tarea, mucho menos si no hay un espíritu verdaderamente marial. A este Raoul Auclair, que luego se integraría en el grupo como religioso, (caso que recuerda al de Jacques Maritain autor que en la ancianidad entró en orden de reciente fundación) la fundadora lo alababa mucho, diciendo que había recibido el don de conocimiento de las escrituras, que habría recibido ¡cuando estaba en la terraza de un café de Marsella!

Y la nota final es el nombramiento de un rey de Francia en la persona de Marc Bosquart, muy en la línea de usurpación de todo honor, que fue colaborador de la fundadora y autor de varios libros de supuesta teología.

Andre I, falso rey de Francia coronado en LacEtchemin


No hay comentarios: