Share this

13.6.18

Aquellos dioses camuflados de arte en el corazón de la Iglesia


Hablando con cierta persona muy entendida me explicó que en realidad los dioses griegos y romanos constituyen otras tantas burlas directamente dirigidas contra la Virgen; yo, como muchos, pensaba que los dioses no eran sino divinizaciones de tendencias humanas (eros, la guerra, la magnificencia, etc.), sin embargo, son el fruto de la invención directa del demonio teniendo en mente a la Virgen, la Mujer, contra la cual él sabía que tenía que pelear, aunque cuando Ella apareció en el mundo él no se enteró de su condición, por la humildad que Ella tenía. ¿De qué forma los dioses son una versión invertida y maligna de las virtudes de María? Del siguiente modo:
Zeus, es la soberbia, contra la humildad de la Virgen.
Atenea, es la diosa de la guerra, contra la Virgen de la Paz.
Démeter, es la diosa de la abundancia material, contra la Virgen austera y llena de los dones de lo Alto.
Apolo, es el dios de la juventud y de la salud físicas, contra La eternamente joven en Dios.
Afrodita, diosa del amor y la belleza, contra la que ha dado todo su Corazón a Dios y ha sido la más amada por El colmándola de todas las bellezas celestiales.
Artemisa, diosa de la naturaleza, contra la Virgen prodigadora de todo don.
Minerva, diosa de la sabiduría intelectiva, contra la Virgen llena del conocimiento divino.
Neptuno, dios del abismo del mar profundo, contra la Virgen abismo de lo Alto.
Hefestos, dios del fuego, contra la Virgen con todo su ser abrasado por el Fuego Divino.
Hermés, el mensajero de los dioses, contra la Virgen que es mensajera de Dios ante los hombres.
Dionisos, dios de la embriaguez, contra la Virgen en Extasis eterno.

La referencia a esta cuestión de los dioses también provino de haber yo visto un documental de los museos del Vaticano, que guardan como oro en paño precisamente las estatuas de la mayoría de esos dioses; se me dijo también que eso tiene un significado profundo: aquellos dioses invertidos no se fueron de su lugar (pasaron siglos enterrados y en la época del renacimiento muchos fueron redescubiertos) y ahora tienen un puesto de honor, algunos nada menos que en la propia residencia de los papas de este tiempo; significa que todo aquel viejo mundo insidiosamente anda metido en el corazón físico de la Iglesia, por la sencilla razón de que la Iglesia es María, y contra Ella lucha y se burla inútilmente satanás. 
Es por completo incoherente tener todas esas estatuas, aunque no sea más que por respeto a los mártires, que murieron por miles, y en plena colina vaticana además, (San Pedro fue crucificado aquí mismo), al negarse a adorar a esos falsos dioses. Pero ha de cumplirse lo escrito sobre la insensatez de la parte humana de la iglesia. También es significativo que las colecciones de arte antiguo del Vaticano comienzan a inicios del siglo XVI, por obra del papa Julio II, coincidiendo además con el inicio del Renacimiento, que es la época con la que comienza el declive de la orientación cristiana del mundo (coincide justamente también con los inicios del protestantismo).

No hay comentarios: